El gato negro

Masiro, quien trabajaba para una empresa cervecera, decidió ocupar sus veintidós días de vacaciones, yéndose a una casa a la orilla de la playa. Maribel (su esposa) y su hijo Daniel de siete años, se mostraron entusiasmados ante la perspectiva. De manera que empacaron lo necesario, subieron al coche mientras...