Debajo de la cama

El hijo de Casandra, que contaba con siete años de edad, había adquirido, hacía poco, el mal hábito de irse a meter a la cama con ella y su marido. Su excusa siempre era la misma: ―Hay alguien debajo de la cama. Un par de noches después: ―Hay alguien debajo...